Oso-y-yo-compressor

Oso es mi mascota desde hace poco más de tres años y trabaja en Co Talent Lab desde los inicios. Es un compañero estupendo, muy cordial y tranquilo. Le gusta saludar y asegurarse que todo está bien. Es un excelente relaciones públicas.

Sobre mí

Soy Isabel Gil y llevo toda la vida trabajando en puestos de gestión, administración y organización de empresas y organismos. He volcado toda esa experiencia y conocimiento en CoTalentLab, un espacio de trabajo colaborativo donde el talento puede madurar y crecer a su ritmo, rodeado de oportunidades e inspiración.

Si quieres conocer mi “currículum” y cómo llegué a la idea de crear el primer espacio coworking del Mar Menor sigue leyendo….

Estudié Ciencias Económicas en la UMU. Le doy mucha importancia a la formación, pero a la formación práctica y aplicable no a la que consiste en memorizar y retener datos inservibles.

Mientras estudiaba trabajé en una variedad de empleos: canguro, clases particulares, reparto de publicidad, administrativa y secretaria, estudios socioeconómicos en el departamento de Sociología de la Facultad. 

También en la Facultad de Económicas impulsé la puesta en marcha del Centro de Información y trabajé allí una temporada. Estuve en la delegación de alumnos desde la que colaboraba en la organización de cursos, fiestas de la Facultad, etc. Colaboraba en la revista Econotuya mientras peleaba por la igualdad de sexos con los editores.

Al finalizar la carrera trabajé en el equipo comercial de una entidad bancaria, pero me di cuenta de que no era lo mío y me fui a Inglaterra porque me apetecía viajar y de paso mejorar mi inglés.

Allí para mantenerme trabajé part time para una empresa como cuidadora de personas con necesidades especiales. Y disfruté mucho de mi vida en UK.

De vuelta en España trabajé en la Escuela de Negocios Know How: en la gestión, dando clases de management y como coordinadora de su Fundación. Me dió la oportunidad de trabajar con la Universidad de Gales y aplicar su metodología. Un sueño hecho realidad.

También trabajé en el centro de inserción sociolaboral Cepaim, otro trabajo muy bonito y satisfactorio. 

Entonces me ofrecieron la gerencia de la Asociación empresarial Estación naútica del Mar Menor. Allí tuve la oportunidad de implementar varias iniciativas para promocionar el turismo en la zona. Estuve catorce años, hasta que la crisis se llevó las subvenciones públicas y me quedé sin trabajo.

Mientras pensaba en qué podía hacer me propusieron montar una academia de inglés en San Javier bajo la marca The English Centres y colaborar en la gestión y la dinamización de las tres academias del grupo, pero en ninguna tenía un despacho fijo por lo que tuve que trabajar un tiempo desde casa. Me di cuenta de las dificultades que tenía para organizarme y ser productiva al 100 por 100, pues no era fácil en esas circunstancias separar mi vida laboral de la personal. 

En esta etapa entre otras cosas puse en marcha el Aula Virtual, otra etapa interesante: la era digital en la educación. 

Al mismo tiempo descubrí que algunos de los alumnos de la academia, jóvenes y no tan jóvenes sin trabajo, se planteaban emprender pero no se atrevían a iniciar una actividad por su cuenta por la incertidumbre de si iba a funcionar o no, el miedo a todos los gastos y el riesgo de perder la inversión (en muchos casos para hacerla tenían que endeudarse) que tenía la apertura de un local o el alquiler de una oficina.

Entonces fue cuando descubrí que existían los coworkings, sobre todo en entornos urbanos y capitales de provincia.

Y me dije, ¿y por qué no aquí en el Mar Menor?

Finalmente inauguré este espacio coworking a raíz de un curso para emprendedores organizado por la EOI, Escuela de Organización Industrial, que supuso el empujón definitivo para el proyecto.

Como ves llevo toda una vida dedicada al trabajo y la organización. Se me da bien gestionar, organizar y ver posibilidades allí donde otras personas ven obstáculos o problemas.

Creo en la cooperación y no en la competencia, por eso el modelo coworking es acorde con mi visión del trabajo y mis valores. Quiero ayudarte a que vivir de tu talento sea más ágil, asequible y sencillo para ti.

No dudes en llamarme si quieres conocer el espacio o resolver cualquier duda.

Oso y yo estaremos encantados de atenderte 🙂